Consultoría de dirección
Empresas

“Trabajo bajo demanda”: autonomía o precariedad

IKEI ha colaborado con Eurofound (Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo) en la elaboración del informe “Work on demand: Recurrence, effects and challenges”, donde se analiza el trabajo bajo demanda y sus implicaciones.

Este informe analiza distintos aspectos relacionados con el trabajo bajo demanda (en inglés "work on demand"). A menudo, el trabajo bajo demanda se presenta como una situación que beneficia a ambas partes: por un lado, los trabajadores pueden adaptar su trabajo (horarios, cargas...) a sus necesidades personales, mientras que por otro lado, las empresas pueden ajustar su fuerza de trabajo de acuerdo a sus necesidades. Sin embargo, en la práctica, este tipo de trabajo puede tener consecuencias negativas tanto para las condiciones laborales de los trabajadores como para el modelo de negocio de las empresas. En otras palabras, el trabajo bajo demanda fomenta la flexibilidad y la adaptabilidad del mercado de trabajo, aunque al mismo tiempo el empleo creado es de calidad dudosa.

En los últimos años parece que ha aumentado en Europa el número de contratos que apuestan por esta flexibilidad laboral (por ejemplo, los contratos de "cero horas", los contratos temporales muy breves o los contratos de tipo comercial, ya sea por cuenta ajena o mediante fórmulas de trabajo autónomo). Esta tendencia ha dado lugar en Europa a un debate amplio sobre las formas de trabajo precario, que podría ayudar a los países a diseñar medidas y políticas que permitan una mejor gestión del trabajo bajo demanda.

El informe que aquí se presenta recoge los resultados de un estudio llevado a cabo en 11 Estados Miembro de la UE y en Noruega, y ha sido publicado a finales del año 2018. En sus conclusiones, el informe señala que el trabajo bajo demanda debería estar cuidadosamente supervisado, al tratarse de una de las formas de precariedad laboral que más se están extendiendo en la actualidad. De hecho, a pesar de la falta de datos cuantitativos fiables, se estima que el trabajo bajo demanda irá en aumento en los próximos años, de la mano de las dos principales tendencias de la economía europea e internacional: la globalización y el desarrollo de proveedores de servicios online. En este sentido, las medidas a poner en marcha para enfrentar esta cuestión pasan por distinguir en qué casos la flexibilidad laboral es sinónimo de autonomía en el trabajo, y en qué casos refleja en realidad precariedad laboral.

El informe completo se puede se puede descargar aquí (desde la página web de Eurofound):
https://www.eurofound.europa.eu/es/publications/report/2018/work-on-demand-recurrence-effects-and-challenges